El sacerdote Bernard J. Quinn quien luchó ejemplarmente por la igualdad racial podría ser elevado a los altares.

Anuncios