En Israel y Palestina viven unos 170.000 cristianos, una minoría en el lugar donde nació el Cristianismo. Y no tienen la vida fácil.

Anuncios