SAN ANASTASIO, monje

En la fortaleza de Suania, en los montes del Cáucaso, san Anastasio, monje, discípulo de san Máximo el Confesor, con el que, por defender la fe ortodoxa, fue encarcelado y tuvo que sufrir toda suerte de tormentos. Falleció en dicha fortaleza, o tal vez en camino, cuando se dirigía hacia ella (662). (Martirologio Romano)

Anastasio, llamado «el abad» (auqnue parece que sólo fue monje), que es a quien hoy recordamos, y Anastasio «el apocrisiario», fueron dos compañeros de lucha y de prisión de san Máximo el Confesor. Como él, y junto con él, estaban los dos Anastasio presos en Perberis, en Tracia, por defender la fe ortodoxa frente al monotelismo profesado por el emperador (el monotelismo afirma que en Cristo hay sólo voluntad divina, lo que es una forma solapada de negar su auténtica humanidad).

No llegó a morir mártir, así como tampoco el otro Anastasio ni Máximo, sino que fueron liberados y pudieron volver al monasterio en el Cáucaso; pero los malos tratos recibidos en defensa de la fe le dan, al igual que a sus compañeros de exilio, el título de «confesor».

En realidad no hay hagiografías propias de los Anastasios, pero son mencionados toda vez que se narra la vida y exilio de san Máximo el Confesor, por ejemplo, en Butler-Guinea del 13 de agosto, de donde extraje estos datos. En realidad allí no especifica cuál Anastasio muere en este año, si no sólo que uno murió antes y el otro después que Máximo, pero el Martiorologio actual lo resuelve, inscribiendo al «abad» en julio. (testigo fiel)

Anuncios