“Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda.”

Esta petición que la madre de los Zebedeos hace a Jesús genera en los otros discípulos indignación, recelo y división. Esta situación la aprovecha el Maestro para corregir pedagógicamente los fallos de los discípulos.

Frente al egoísmo de todos, el Maestro pronuncia unas reflexiones sobre el nuevo concepto de la autoridad transfigurada en servicio. Su pensamiento se desarrolla en tres estrofas:

“Los jefes de las naciones las tiranizan y los grandes las oprimen”. Jesús coloca el énfasis en la manera como se impone la autoridad en el régimen político de las naciones. Esta manera de ejercer la autoridad no puede ser el modelo de las relaciones en la comunidad de los discípulos.

“El que quiera ser el más grande entre vosotros, sea vuestro el servidor”. Esta sentencia de Jesús está en paralelo contrastando con “los jefes de las
naciones” que ocupan un puesto de dirección y responsabilidad. Jesús no
quiere una comunidad sin autoridad, pero pone como condición a quienes la
ejerzan que han de tener un alma de pobre y una actitud de servicio como un
esclavo. El candidato a ser el “primero” deberá hacerse servidor y esclavo de
todos, porque la novedad del espíritu de gobierno, según el Evangelio, está en servir incondicionalmente a los otros.

“El Hijo del Hombre no vino a ser servido, sino a servir y a dar su vida en
rescate por muchos”
. Con estas sentencias, Jesús autodefine su misión como
servicio y entrega de la propia vida por los demás. Con ello queda claro lo que quiso decir Jesús al hablar de su “cáliz”. Se corrige la falta de inteligencia de los que soñaban con los primeros puestos en el Reino y se ponen las
condiciones para ser parte de la comunidad de los discípulos.

El ejemplo de Santiago y de los otros discípulos nos exige a todos nosotros el
construir otro tipo de vida eclesial, donde la autoridad se ejerza como  servicio y no como privilegio; jerarquía o autoridad, donde seamos capaces de entregar la propia vida por el hermano empobrecido como lo hizo el mismo Jesús, que no vino a ser servido sino a servir y a dar la vida en rescate por todos. (fuente: www.caritas-sevilla.org)

Anuncios