BEATO JUAN BAUTISTA FAUBEL CANO, padre

Nació el 3 de enero de 1889 en la ciudad de Liria, provincia y diócesis de Valencia, y fue bautizado en la iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora de la ciudad de Liria. Recibió el sacramento de la Confirmación y el sacramento de la Eucaristía en la iglesia arciprestal de Liria. Frecuentó la escuela nacional y aprendió la profesión de pirotécnico de sus padres y completó su formación estudiando privadamente. Estaba considerado uno de los mejores pirotécnicos de la región. Obtuvo premios en Valencia y Zaragoza. Contrajo matrimonio con Patrocinio Beatriz Olba Martínez. De dicho matrimonio nacieron tres hijos: Patrocinio, Josefina y Juan Bautista.Vivió auténticamente su vocación laical, tratando de impregnar de espíritu evangélico las realidades temporales en las cuales vivió su condición de esposo y padre de familia y su profesión de pirotécnico, destacándose siempre por su integridad moral en la profesión y como excelente ciudadano católico. Hombre de fe profunda, participaba a la Misa y recibía la comunión diaria. Tenía su momento de meditación, rezaba el Rosario en familia, era devoto del Sagrado Corazón de Jesús y de la Madre de Dios.En esta intensa vida de piedad fue disponiendo su persona a una respuesta generosa a la acción Espíritu Santo que la lanzó al apostolado organizado siendo desde su juventud miembro de las asociaciones católicas locales, participando en ellas de una manera activa. En ellas se formó y esta condición cristiana tuvo a gala confesarla en los momentos más graves de su vida.Pertenecía a la Acción Católica, a la Cofradía del Santísimo Sangre, a la Corte de María, a las Cofradías de la Virgen de los Dolores, de la Virgen del Remedio, de San Vicente Ferrer, a la Orden Terciaria Franciscana y a la Adoración Nocturna. Apóstol social ejercía la caridad ayudando a los pobres en sus necesidades. Era presidente de la Derecha llevando una sección de socorro de pobres.Por la intensa actividad apostólica que realizaba, era considerado por los enemigos de la Iglesia como un católico ferviente, por ello lo arrestaron y asesinaron.El 6 de Agosto de 1936, a medianoche, llegaron a su casa milicianos armados de pistolas a detenerle. En este momento, después de tranquilizar a su esposa, tomó el crucifijo y salió de su casa. Los milicianos lo llevaron, junto con otros detenidos, a una zona del término de Liria llamado ‘Els Olivarets’ y allí lo atormentaron pinchándolo con una aguja y disparando al aire para aterrorizarlos. Después lo llevaron a la cárcel de Liria donde estuvo un par de días, y posteriormente fue trasladado a la prisión de San Miguel de los Reyes; así lo testimonian su esposa y su hija.La vida en prisión estuvo caracterizada por malos tratados y vejaciones morales que él supo llevar con entereza cristiana. Pocos días después de su detención, cuando su familia le visitó en la cárcel, les dijo que le habían hecho sufrir mucho en ‘Los Olivarets’; así lo testimonia la hija y el primo del Beato, Sr. José María Cano Novella. La hija de Juan Bautista, afirma: “Tanto en Liria como en San Miguel de los Reyes, vi a mi padre muy sereno. He oído decir que en San Miguel de los Reyes recibió la comunión varias veces”.El Sr. Luis Soler Pérez, compañero de prisión, llegó a encontrarse ante el pelotón para ser fusilado, afirma: “El día 28 de agosto de 1936, a la una de la madrugada estando durmiendo, los milicianos llamaron al Beato Juan Bautista y a once más, entre ellos dos sacerdotes, un diputado republicano llamado Angel Puig y a mí. Subimos a un autobús y custodiados por tres coches con milicianos rojos. Desde el penal de San Miguel de los Reyes nos condujeron por la carretera de Liria a la Cañada y frente a la misma Cañada en un montículo nos colocaron en fila para fusilarnos. El citado Angel Puig se destacó de la fila haciendo protestas de republicanismo y distrajo la atención de los asesinos y cuando fueron a darle el tiro de gracia aproveché esa circunstancia para escapar aprovechando la obscuridad de la noche”.La Sra. Carmen Silvestre Izquierdo, vecina de Juan Bautista, relata “Estando yo limpiando la acera de mi casa un miliciano que salía del local de la CNT situado enfrente y a quien no conozco me dijo: ‘Liriana, esta noche han matado a cuatro paisanos tuyos, uno es el pirotécnico, el otro un cura con una mano enguantada’, yo pensé que sería el Beato Juan Bautista y el sacerdote D. Miguel Aliaga… mi padre me confirmó que cuando los llevaban al martirio iban gritando: ‘¡Viva Cristo Rey!’”(fuente: catholic.net)

Anuncios