Esta es una de las ceremonias más solemnes del año porque en ella el Papa declara nuevos santos, es decir, modelos de vida para todos los católicos. Para declararlo, la Iglesia realiza una larga investigación que puede durar años. Durante ese tiempo, el postulador reúne las pruebas para demostrar que el candidato vivió como un héroe las virtudes cristianas.

Anuncios