Una sencilla ceremonia en la catedral de Westminster de Londres fue suficiente para recibir a los tres primeros obispos anglicanos que se han pasado a la Iglesia católica.

Se trata de los obispos Andrew Burnham, John Broadhurst y Keith Newton que serán ordenados sacerdotes católicos el 15 de enero.

Anuncios