La presencia de vocaciones sacerdotales es símbolo de la vitalidad cristiana, y la vida comunitaria es un camino de inmersión en la realidad de la comunión indicada por Cristo. Lo dijo el Papa recibiendo a la Fraternidad sacerdotal de San Carlos, que nace del carisma de don Giussani y celebra sus 25 años de vida.

Anuncios