El discurso de la montaña de la liturgia hodierna nos lleva a comprometernos para vivir el mandamiento nuevo del amor y de la solidariedad hacia los otros. A través de la acción del Espíritu –dijo Benedicto XVI durante el Ángelus- seremos capaces de vivir el amor divino y abrir toda la sociedad a un comportamiento diferente.

Anuncios