Como cada domingo la plaza de San Pedro se llenó de peregrinos para rezar el ángelus junto a Benedicto XVI.  El Papa reflexionó ante unas 30.000 personas sobre el “Mandamiento del amor” que reinterpreta la Ley judía o Torah.

Anuncios