Benedicto XVI recibió en audiencia al presidente de la República del Líbano. Durante el encuentro se subrayó que Líbano, con motivo de la presencia de diversas comunidades cristianas y musulmanas, representa un mensaje de libertad y de respetuosa convivencia no sólo para la región sino para el mundo entero. Se evidenció la importancia del compromiso de las autoridades civiles y religiosas para educar las conciencias hacia la paz y la reconciliación y se deseó que la formación del nuevo gobierno favorezca la estabilidad de la nación.

Anuncios