El pasado martes 17 de mayo, la Conferencia Episcopal Española (CEE), presentó la campaña de la asignación tributaria para la Iglesia católica dentro de la declaración de la renta, en cuyas fechas nos hallamos un año más, desde el 1 de mayo al próximo 30 de junio. Una de las líneas de fuerza del mensaje que se quiere transmitir a los contribuyentes y a la opinión pública es que marcando la X en el casillero de la Iglesia no cuesta más ni se devuelve menos. Dicho con otras palabras, que no estamos ante un nuevo impuesto, sino ante la posibilidad de elegir el destino de un mínimo porcentaje del IRPF –desde hace tres años, el 0,7%, con anterioridad, el 0,5%–, que, en cualquier caso, va a ser igualmente descontado.

La hora de la asignación tributaria en la declaración de la renta – Editorial Ecclesia
 
Anuncios