La ciudad de Los Ángeles, en California, es famosa por Hollywood, la quinta esencia del sueño americano. Pocos saben que con sus 5 millones de católicos es también la diócesis más grande de Estados Unidos. Todo un desafío para su nuevo arzobispo, Jóse Gómez.