La Conferencia Episcopal Española (CEE) hace pública la Memoria de Actividades correspondiente al ejercicio 2009. Esta Memoria se entregaba anualmente a la Dirección General de Asuntos Religiosos, pero desde el año 2008 se presenta de forma más completa y mejorada, tras el compromiso adquirido con motivo del nuevo modelo de asignación tributaria.

Este estudio de la Vicesecretaría para Asuntos Económicos de la CEE, elaborado por la RED GÉNESIS y el G.I.S.I.C (Grupo de Investigación para el Sostenimiento de la Iglesia Católica), recoge datos facilitados por las 69 diócesis españolas.

En el apartado dedicado a la actividad litúrgica de la iglesia se detallan los datos sobre la práctica sacramental en España. Así, se informa sobre los 314.719 bautismos; las 249.255 primeras comuniones; las 91.281 bodas; y las más de 5 millones de eucaristias celebradas.

Entre la información que se aporta, dentro de la actividad pastoral, destacan las más de 43 millones de horas de dedicación a los demás por parte de los sacerdotes (18.825); religiosos (54.890) y agentes de pastoral (más de 70.000). El coste que tendrían las actividades ofrecidas por la iglesia, si hubieran de ser contratadas en el mercado, supondría un importe de 1.889 millones de euros. Esto indica que la gratuidad de los recursos y la eficiencia de su uso, supone que cada euro que se invierte en la Iglesia rinde como más de dos veces y media (2,42%) en su servicio equivalente en el mercado.

En el contexto de la crisis económica que padecemos, la iglesia ha incrementado su actividad en el ámbito asistencial y son más de 3,6 millones las personas asistidas en España. No se puede obviar que esta intensa actividad caritativa y asistencial de las instituciones de la iglesia es consecuencia directa de la actividad litúrgica y pastoral. En total son 4.862 los centros asistenciales de la iglesia, con un total de 3.646.332 personas asistidas durante el año 2009.

Con respecto a la actividad evangelizadora en el extranjero, 17.000 misioneros españoles anuncian el Evangelio por todo el mundo y entregan su vida, de forma generosa, a los que más lo necesitan. El mayor porcentaje, un 73%, está en América Latina.

En el ámbito educativo, 1.399.218 alumnos están escolarizados en alguno de los 5.347 centros de titularidad católica. Los centros católicos concertados, además de transmitir a los jóvenes los valores que se derivan del Evangelio, ahorraron en 2009, 4.399 millones de euros a las administraciones públicas. Un ahorro que resulta de la diferencia entre el coste de una plaza en un centro público y el importe asignado al concierto por plaza.

Desde 2008, el sostenimiento de la Iglesia depende exclusivamente de los católicos y de todas aquellas personas que reconocen la labor que la Iglesia realiza. Quienes libremente quieran hacerlo, pueden marcar la casilla de la Iglesia Católica en su Declaración de la Renta. Un 0,7 por ciento de sus impuestos se dedicarán así, sin coste adicional para el contribuyente, a la labor de desempeña la Iglesia.

Cada año son más las personas que asignan a favor de la Iglesia en su Declaración de la Renta. Es un sencillo gesto que no cuesta nada y que, sin embargo, como podemos observar en la Memoria que se presenta, rinde mucho. No supone pagar más impuestos, ni que Hacienda le devuelva menos al contribuyente. Además, es compatible con marcar también la casilla de “Otros fines sociales”.

(Fuente: Conferencia episcopal)