Los médicos consultados por el Vaticano consideran que la beata Marianne Cope ha hecho un nuevo milagro.