El Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, Cardenal Antonio Cañizares, llamó el pasado jueves 15 de julio a los periodistas a informar sirviendo a la verdad para rescatar a la sociedad de la crisis moral en que se encuentra, debido a la dictadura del relativismo.

“Llegar a la verdad es posible y es necesario para el hombre. Hemos de estar atentos a la quiebra de nuestra sociedad, que sufre una crisis, que no es sólo económica, sino de aquello que sustenta a la persona humana, una crisis moral, una quiebra de humanidad, es el hombre que se rompe. Está en juego, en definitiva, la suerte misma del hombre. Cierto es que los medios no son lugares para hablar de moral, pero sí de verdad”, afirmó.

Durante la clausura de la Escuela de Verano de la Universidad Católica de Ávila, el Purpurado señaló que los medios están configurando la sociedad y formando un nuevo tipo de hombre. “Pueden contribuir a hacer una sociedad libre o de esclavos por no servir a la verdad o por estar bajo el dominio de poderes ideológicos, económicos, políticos”, indicó.

El Cardenal reconoció que no es fácil ser periodista y que su tarea de servicio de la verdad se realiza en un contexto cultural “marcado por el relativismo o por el ocultamiento de la verdad”.

Dijo que actualmente no se aprecia la verdad y se considera “intransigencia o dogmatismo” hablar de ella, “cuando sólo con la verdad podemos llevar a cabo esa comunión de personas”.

Durante su discurso, la autoridad vaticana afirmó que los medios de comunicación comparten con la sociedad la responsabilidad de educar al hombre “para que alcance la verdadera humanidad, así como el reto de defender la vida desde la concepción y a la familia. “Es necesario que los medios apuesten por la familia”, señaló.

El Cardenal Cañizares advirtió que “cuando los medios atacan a la familia, vulneran a la verdad. Sólo sobre la base de la familia se sustenta la verdad del hombre y esto me lleva a un aspecto muy concreto, como aberraciones auténticas en el campo de la sexualidad, pues se está yendo contra el propio hombre”.

(Fuente: ACI)