Alrededor de un millón de personas, en su gran mayoría mujeres y niñas, son secuestradas o engañadas cada año para ser después explotadas como esclavas. Religiosas de diversas congregaciones y nacionalidades han creado la red Talitha Kum, coordinada por la Unión Internacional de Superioras Generales, para luchar contra este fenómeno.