SEVILLA (11-02-12).- El arzobispo de Sevilla apela en una carta pastoral “a la generosidad de los fieles cristianos de la Archidiócesis y a todos los sevillanos de buena voluntad” para que colaboren con Manos Unidas“a favor de aquellos hermanos nuestros que carecen de lo más imprescindible para vivir con dignidad”. Manos Unidas celebra este fin de semana su 53ª campaña anual contra el hambre, motivo por el que mons. Juan Asenjo Pelegrina pide también a los sacerdotes “que sigan prestando su más entusiasta colaboración a esta obra de la Iglesia, que lleva a cabo su labor con austeridad, transparencia y eficacia grandes, y a la que agradezco su esfuerzo y compromiso al servicio de los más necesitados de la tierra”.

El prelado sevillano recuerda en su carta semanal cómo la Declaración Universal de los Derechos Humanos reconocía que todo hombre tenía derecho a un nivel de vida adecuado. “Por desgracia este ideal expresado por Naciones Unidas hace sesenta y cuatro años no se cumple en una parte importante de nuestro mundo, un 40 % del cual no tiene acceso a los servicios básicos de salud, víctima del círculo vicioso de la pobreza, que genera hambre, malnutrición, enfermedades múltiples y alta mortalidad infantil, todo ello unido a la falta de atención sanitaria”, subraya el arzobispo.

Mons. Asenjo recuerda que Manos Unidas lleva 53 años luchando en nombre de la Iglesia contra el hambre, el analfabetismo, la falta de condiciones de salud y el subdesarrollo cultural de los países del Sur. “Lo hace -añade- desde la luz del Evangelio y la Doctrina social de la Iglesia, colaborando así a la Nueva Evangelización, que para ser auténtica y creíble, necesita el testimonio de nuestro amor fraterno y solidario”.

Finalmente, afirma que “el escándalo de salubridad y el hambre, que tiende a crecer, es inadmisible en un mundo que dispone de bienes, de conocimientos y de medios para eliminarlo”.

Puede ver el texto íntegro de la carta en este ENLACE.

Anuncios