El pasado viernes 10 a las 19:30 se celebró en nuestra parroquia la tradicional CENA DEL HAMBRE, con motivo de la campaña anual de Manos Unidas.

Cómo suele ser habitual, fue un momento de reflexión profumnda sobre el problema del hambre en el mundo, englobada dentro del día del ayuno voluntario celebrado en nuestra comunidad.

La reflexión previa estuvo a cargo de un misionero, quien compartió sus experiencias con nosotros, para luego dar paso a un momento de oración y después compartir como cena un poco de pan, queso y agua, como únicos nutrientes de esa noche (motivo de solidaridad física con los más desfavorecidos del planeta).

Hoy domingo se hará colecta para la Campaña Contra el hambre.