El Arzobispo Castrense en España, Monseñor Juan del Río Martín, ha asegurado que la Iglesia Católica y su labor social nunca cierra las puertas a ninguna persona y menos a las personas que han sido desahuciadas cuyo número se ha incrementado en estos tiempos de crisis económica.

“¿Dónde van los pobres a buscar ayuda? Van a la Iglesia, no van a otras instituciones. Es una prueba de que la Iglesia nunca cierra las puertas a nadie, y menos a esas familias que no tienen vivienda”, remarcó en declaraciones a Europa Press, a la entrada de la pasada 224º reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (CEE).

Preguntado sobre si la Iglesia se une al sentimiento de tantas personas a las que los bancos, que ahora son ayudados, les han quitado su casa, Mons. Del Río ha indicado que “muchos obispos” han mostrado su apoyo a estas personas en sus cartas pastorales.

Según ha explicado, las instituciones caritativas de la Iglesia, desde Cáritas, pasando por las congregaciones religiosas, hasta las parroquias son “sensibles a estos casos” y ha precisado que son “muchos párrocos y muchos religiosos los que están ayudando a familias”.

“Lo que ocurre es que la Iglesia más que de palabra lo que le gusta es actuar, las palabras se las lleva el viento. Lo importante son los datos que se dan de Cáritas”, ha subrayado.

Precisamente, según un avance de datos del nuevo informe del Observatorio de la Realidad Social de Cáritas, que se publicará próximamente, más de un millón de personas acudieron a pedir ayuda a la red estatal de Acogida y Atención primaria de Cáritas en 2011, unas 50.000 personas más que en 2010 y casi el triple que en 2007, cuando atendió a 370.000.

(fuente: www.aciprensa.com)

Anuncios