Cáritas Española presentó el 12 de diciembre la primera fase de la campaña institucional 2012-2013, que se desarrollará bajo el lema “Vive con sencillez y trabaja por un mundo más justo”. Según sus responsables, la campaña incide en la idea de las relaciones de trabajo y propone “un modelo de sociedad donde el trabajo sea una fuente de desarrollo personal y social, y donde conceptos como el reparto del trabajo o la renta básica de ciudadanía puedan contemplarse como caminos reales y posibles para hacer un mundo más justo y sostenible·

Como recuerdan los autores de la campaña, “empeñados en este último siglo en que el pilar del desarrollo es la economía, hemos olvidado que el verdadero progreso es el anhelo humano, común a todos, de ser felices y hacer felices a los demás. Trabajar para vivir, para desarrollarnos como personas capaces de crear y proyectar, ha dejado paso al vivir para trabajar, para ganar más dinero, para adquirir más bienes”.

Por esa razón, Cáritas nos invita con motivo de la Navidad a vivir con sencillez y a trabajar por un mundo más justo donde entre todos podamos lograr un trabajo “decente”.

En el mundo en el que vivimos -afirma Eva San Martín, responsable de la Campaña Institucional de Cáritas- “los muros de las desigualdades sociales son cada vez más gruesos, los muros que cierran los caminos para acceder a un trabajo digno y estable son cada vez más altos, los muros que nos aíslan y nos hacen vivir individualmente, encerrados en nosotros mismos son cada vez más impenetrables”. “En un mundo así, Cáritas, en nombre de la comunidad cristiana, sueña y quiere trabajar por hacer realidad un nuevo modelo de economía y de sociedad que no levante muros, sino que los derribe”, añade.

Para llamar la atención sobre este proceso, Cáritas ya inició el año pasado una nueva etapa bienal en su campaña institucional con el lema “Vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir”. Este año, la campaña y sus materiales didácticos siguen profundizando en la misma línea de vivir sencillamente para hacer posible un nuevo modelo de economía y de sociedad.

Recuperar el valor de la sencillez

Vivir sencillamente no se reduce a una pura cuestión material de conformarse con tener pocas cosas, sino que abarca a todo el ser de la persona. Implica una opción de vida; es un compromiso personal de tener un estilo de vivir contracorriente a los valores que promueve el modelo económico y social actual, llevando a la práctica el valor evangélico de la sencillez, con todo lo que implica de desprenderse de lo que nos deshumaniza y aleja de lo que es importante y sustancial en la vida personal y relacional, para hacer posible un mundo mejor, un “cielo nuevo y una tierra nueva donde habite la justicia” (2P 3, 13).

8 campanadas por los ODM

Una de las actividades de movilización propuestas desde la Campaña es el denominado “Gesto Mensual”, que en esta edición consiste en tañer “8 campanadas para que otro mundo sea posible”

“La finalidad de este gesto –se explica en la Guía de la Campaña- es concienciar a la comunidad parroquial sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio y darle un cauce para visibilizar públicamente la voluntad y compromiso de la comunidad por hacer posible un mundo mejor”.
La idea es que en las distintas comunidades parroquiales se hagan 8 campanadas, una por cada Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM), con el objetivo simbólico de recordar a los gobernantes que esos Objetivos están lejos de cumplirse por su falta de voluntad política. Pero ese tañido quiere recordar también a los ciudadanos que tenemos que exigir a nuestros gobernantes que cumplan lo que prometieron en el año 2000, además de comprometernos nosotros mismos a tener un estilo de vida sencillo y solidario.

(fuente: caritas-sevilla.org)

Anuncios