SENSIBILIZACIÓN DE LA COMUNIDAD. DOMINGO 29 DE SEPTIEMBRE

CÁRITAS parroquial de San José y Santa María, en este día del Señor, os hace saber que ha experimentado, por primera vez, la pobreza de recursos materiales. Sí. En los meses de verano hemos tenido que atender a un número inusual, hasta ahora, de personas y familias necesitadas de nuestra Comunidad y hemos vaciado la caja. La crisis económica, con la lacra del desempleo ha producido la carencia de bienes esenciales en muchos de nuestros hermanos y hemos sentido con ellos la angustia que nos producía el qué hacer y el qué dar para socorrerlos.

Con nuestras manos vacías hemos acudido a pedir a la puerta de la Iglesia Diocesana y gracias al principio evangélico de la Comunicación de Bienes, como acontecía en las primeras comunidades cristianas, en que todo lo ponían en común y cada una recibía lo que necesitaba para que nadie quedara desamparado, nos han facilitado los recursos necesarios para que los repartamos entre nuestros hermanos necesitados. Damos gracias a Dios por pertenecer a una Iglesia samaritana que no pasa de largo sino que se apea a los bordes del camino de la penuria y desesperanza para que por la fe que profesamos en Nuestro Señor Jesucristo, con obras buenas demos testimonio del Amor que nos salva.

El Fondo Diocesano está para acudir a él, cuando no podamos satisfacer las necesidades de nuestros hermanos empobrecidos, con nuestros propios recursos. Lo hemos hecho y lo seguiremos haciendo siempre que sea necesario, pero debemos procurar que sea la propia Comunidad quien aporte los recursos, en la medida de sus posibilidades.

Dice el Papa Francisco que para hablar de la pobreza hay que haberla experimentado. Hoy nos atrevemos a hablaros de los pobres y sus pobrezas porque la hemos experimentado en la acogida y acompañamiento de quienes acuden a nosotros, tristes, acobardados, iracundos, perplejos, y nos expresan que lo están pasando mal, que no tienen para comer, que no tienen para el material escolar de sus hijos, que les van a cortar la luz, que no pueden cocinar porque no tienen para pagar la bombona de butano, que no pueden hacer frente a la mensualidad de la hipoteca, etc. En su nombre apelamos a vuestra generosidad.

Sabemos que quien más, quien menos está pasando por apuros económicos, pero es distinto pasar apuros a no tener nada y además deudas.

Queridos hermanos es el momento de la solidaridad. El Equipo de Cáritas os invita a participar con generosidad en la Colecta del próximo Domingo que, por ser primer Domingo de mes, está destinada a Cáritas. También podéis dialogar está situación en familia y discernir qué podemos aportar en forma de donativo y hacer entrega del mismo en el despacho parroquial.

QUE EL SEÑOR OS LO PAGUE

Anuncios