01-24 San Francisco de Sales

(textos extraídos de sus escritos)

No esperes con miedo las alteraciones y más alteraciones de esta vida; más bien
enfréntalas con la firme esperanza de que, cuando surjan, Dios, cuya criatura eres tú,
te librará de ellas.
 
Sólo confía en Él y Él continuará conduciéndote seguramente a través de todo. Donde no
puedas caminar, El te cargará en los brazos.
 
No te preocupes por lo que pueda ocurrir mañana; el mismo Padre eterno que cuida de
ti hoy, se encargará de ti mañana y todos los días. Te protegerá del sufrimiento, o te
dará la fuerza infalible para suportarlo.
 
Quédate, pues, en paz, y aleja todos los pensamientos de angustia.
 
Anímate y transforma los problemas en materia para tu progreso y madurez.
 
Piensa muchas veces en Nuestro Señor, pues Él te ayudará a soportar tus problemas.
Sólo acordándote de que tienes tal amigo, todos ellos serán  incapaces de conmoverte,
 
Hazlo todo con calma y en paz. Realiza cuánto puedas, hazlo tan bien como seas capaz.
 
Procura ver a Dios en todas las cosas sin excepción, y disponte a  hacer su  voluntad
con alegría. Hazlo todo para Dios, uniéndote con Él por palabras y obras.
 
Camina muy simplemente con la Cruz del Señor y ten paz contigo mismo. Pasarás por
toda tormenta con seguridad, mientras tu confianza se fije en Dios.
 
No pierdas tu paz interior por nada, aún si todo tu mundo parece venirse abajo. Si te
das cuenta que te alejaste de la protección de Dios, conduce tu corazón de vuelta a Él
tranquila y simplemente.
 
Haz todas las cosas en nombre de Dios y lo harás todo bien. Ya comas o bebas, trabajes
o descanses, ganarás mucho a los ojos de Dios, al hacer todas esas cosas como Él
quiere que sean hechas.
 
Acontezca  lo que sea, no te desanimes; asegúrate firmemente en Dios, mantente en
paz, con confianza en su amor eterno por ti.
 
(fuente: http://oblatosamlat.cybermeme.net/intpa2.html)