“Él es quien en sí mismo poseía todo lo que era necesario para que se efectuara nuestra redención, es decir, él mismo fue el sacerdote y el sacrificio; él mismo, Dios y el templo: el sacerdote por cuyo medio nos reconciliamos, el sacrificio que nos reconcilia, el templo en el que nos reconciliamos, el Dios con quien nos hemos reconciliado” (San Fulgencio de Ruspe).

My beautiful pictureI Sábado de Cuaresma: Reconciliación

Conmociona conocer el precio de nuestro rescate, por el que hemos sido reconciliados con Dios, gracias a la ofrenda de Jesucristo, como podemos apreciar en la foto.

Texto bíblico: “Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos. Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? (Mt 5, 44-46).

El papa Francisco ofrece permanentemente el gesto de reconciliación. “De nuevo ponemos convencidos en el centro el sacramento de la Reconciliación, porque nos permite experimentar en carne propia la grandeza de la misericordia. Será para cada penitente fuente de verdadera paz interior” (MV 17).

Pensamiento: Por el sacramento de la reconciliación celebramos históricamente el don de la misericordia divina y la llamada al perdón mutuo.

Oración: “Dad gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterna su misericordia” (Sal 135)

Propuesta

“Decía san Buenaventura que, por la reconciliación universal con todas las criaturas, de algún modo Francisco retornaba al estado de inocencia primitiva” (Francisco Laudato si 66) ¿Qué gesto podrías hacer para significar tu reconciliación con Dios, con el prójimo, contigo mismo?

(Fuente: Ángel Moreno http://www.ciudadredonda.org)