You are currently browsing the category archive for the ‘Economía’ category.

Si puedes distribuir participaciones, ayudarás económicamente a tu parroquia (preguntar por Pepe en el despacho parroquial).

Anuncios

La Conferencia Episcopal Española (CEE) hace pública la Memoria de Actividades correspondiente al ejercicio 2009. Esta Memoria se entregaba anualmente a la Dirección General de Asuntos Religiosos, pero desde el año 2008 se presenta de forma más completa y mejorada, tras el compromiso adquirido con motivo del nuevo modelo de asignación tributaria.

Este estudio de la Vicesecretaría para Asuntos Económicos de la CEE, elaborado por la RED GÉNESIS y el G.I.S.I.C (Grupo de Investigación para el Sostenimiento de la Iglesia Católica), recoge datos facilitados por las 69 diócesis españolas.

En el apartado dedicado a la actividad litúrgica de la iglesia se detallan los datos sobre la práctica sacramental en España. Así, se informa sobre los 314.719 bautismos; las 249.255 primeras comuniones; las 91.281 bodas; y las más de 5 millones de eucaristias celebradas.

Entre la información que se aporta, dentro de la actividad pastoral, destacan las más de 43 millones de horas de dedicación a los demás por parte de los sacerdotes (18.825); religiosos (54.890) y agentes de pastoral (más de 70.000). El coste que tendrían las actividades ofrecidas por la iglesia, si hubieran de ser contratadas en el mercado, supondría un importe de 1.889 millones de euros. Esto indica que la gratuidad de los recursos y la eficiencia de su uso, supone que cada euro que se invierte en la Iglesia rinde como más de dos veces y media (2,42%) en su servicio equivalente en el mercado.

En el contexto de la crisis económica que padecemos, la iglesia ha incrementado su actividad en el ámbito asistencial y son más de 3,6 millones las personas asistidas en España. No se puede obviar que esta intensa actividad caritativa y asistencial de las instituciones de la iglesia es consecuencia directa de la actividad litúrgica y pastoral. En total son 4.862 los centros asistenciales de la iglesia, con un total de 3.646.332 personas asistidas durante el año 2009.

Con respecto a la actividad evangelizadora en el extranjero, 17.000 misioneros españoles anuncian el Evangelio por todo el mundo y entregan su vida, de forma generosa, a los que más lo necesitan. El mayor porcentaje, un 73%, está en América Latina.

En el ámbito educativo, 1.399.218 alumnos están escolarizados en alguno de los 5.347 centros de titularidad católica. Los centros católicos concertados, además de transmitir a los jóvenes los valores que se derivan del Evangelio, ahorraron en 2009, 4.399 millones de euros a las administraciones públicas. Un ahorro que resulta de la diferencia entre el coste de una plaza en un centro público y el importe asignado al concierto por plaza.

Desde 2008, el sostenimiento de la Iglesia depende exclusivamente de los católicos y de todas aquellas personas que reconocen la labor que la Iglesia realiza. Quienes libremente quieran hacerlo, pueden marcar la casilla de la Iglesia Católica en su Declaración de la Renta. Un 0,7 por ciento de sus impuestos se dedicarán así, sin coste adicional para el contribuyente, a la labor de desempeña la Iglesia.

Cada año son más las personas que asignan a favor de la Iglesia en su Declaración de la Renta. Es un sencillo gesto que no cuesta nada y que, sin embargo, como podemos observar en la Memoria que se presenta, rinde mucho. No supone pagar más impuestos, ni que Hacienda le devuelva menos al contribuyente. Además, es compatible con marcar también la casilla de “Otros fines sociales”.

(Fuente: Conferencia episcopal)

El pasado martes 17 de mayo, la Conferencia Episcopal Española (CEE), presentó la campaña de la asignación tributaria para la Iglesia católica dentro de la declaración de la renta, en cuyas fechas nos hallamos un año más, desde el 1 de mayo al próximo 30 de junio. Una de las líneas de fuerza del mensaje que se quiere transmitir a los contribuyentes y a la opinión pública es que marcando la X en el casillero de la Iglesia no cuesta más ni se devuelve menos. Dicho con otras palabras, que no estamos ante un nuevo impuesto, sino ante la posibilidad de elegir el destino de un mínimo porcentaje del IRPF –desde hace tres años, el 0,7%, con anterioridad, el 0,5%–, que, en cualquier caso, va a ser igualmente descontado.

La hora de la asignación tributaria en la declaración de la renta – Editorial Ecclesia
 

Fernando Giménez Barriocanal, vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española, ha calculado en 30.000 millones de euros la cantidad que el Estado se ha ahorrado gracias a la labor social, educativa y asistencial que ha llevado a cabo la Iglesia en 2008. De ese cálculo se deduce que la Iglesia “devuelve” a la sociedad cien veces lo que percibe por medio de la asignación tributaria, 252 millones.

Hay otro dato especialmente significativo: la labor pastoral y sociocaritativa supone para la Iglesia una inversión de 680.155.183 euros. Si se acudiera al mercado para realizar esa labor, el coste se dispararía hasta 1.860.000.000 euros. Algo similar sucede con la labor socioeducativa, que supone un gasto de 2.466.271.800 euros para las instituciones eclesiales. Esa tarea necesitaría una inversión de 6.614.271.800 euros si fuera responsabilidad de otras entidades.

Aumento de declaraciones a favor de la Iglesia

En cuanto a las aportaciones a la Iglesia a través de la famosa casilla del IRPF, el informe de la CEE revela un aumento de 237.143 declaraciones más que el pasado año. En 2008 fueron 7.195.155 los españoles que apoyaron a la Iglesia por esta vía, mientras que en 2007 fueron 6.958.012.

Entre las conclusiones del informe económico de la Iglesia católica en España destaca el hecho de que las aportaciones voluntarias de los fieles supongan más del 40% de los ingresos totales de las diócesis y parroquias, “y por tanto se constituyen como su principal fuente de sostenimiento”. Además, el importe del Fondo Común Interdiocesano destinado a las diócesis españolas cubre aproximadamente el 20% de sus necesidades de sostenimiento básico. Sin embargo, el impacto de este Fondo en las economías de las diócesis varía en función de la dimensión de éstas. Por otro lado, las diócesis han incrementado la inversión en nuevos templos para atender las crecientes necesidades pastorales.

2.764.719 personas atendidas

Finalmente, otro dato llama la atención en el informe hecho público por la CEE: la actividad caritativa y asistencial de la Iglesia ha llegado de forma directa a 2.764.719 personas en 2008, a través de 4.416 centros. Entre ellos, 831 casas de ancianos, enfermos crónicos o minusválidos; 1.465 centros para mitigar la pobreza; 639 centros para inmigrantes y refugiados; 196 orfanatos y centros de tutela de la infancia; 272 centros de promoción del trabajo; 178 consultorios familiares o los 68 centros en los que se atiende a víctimas de la violencia o ex-prostitutas.

Actividad litúrgica

Resultan también significativas algunas cifras relativas a la actividad litúrgica de la Iglesia en 2008: 335.484 bautismos, 244.469 primeras comuniones, 94.109 confirmaciones, 104.010 matrimonios por la Iglesia y más de cinco millones de Eucaristías celebradas.

Puede repasar las principales cifras de este informe en este ENLACE. (archisevilla.org)

En la última declaración de la Renta, de 2009, correspondiente al IRPF de 2008, el número de declaraciones con asignación a favor de la Iglesia Católica se ha incrementado en 237.143. El número total de declaraciones a favor de la Iglesia se ha elevado a más de 7 millones, exactamente a 7.195.155. En el ejercicio anterior el número de declaraciones a favor de la Iglesia había sido de 6.958.012. En tan sólo dos años, se ha producido un aumento de 711.975. Si tenemos en cuenta que un buen número de declaraciones son conjuntas, podemos estimar que en la pasada primavera 9 millones de contribuyentes asignaron a favor de la Iglesia Católica.

Este año, la recaudación asciende a 252.682.547 euros, lo que significa un incremento de más de 11 millones de euros (11.355.225) con respecto al ejercicio anterior. Actualmente, la proporción de las declaraciones a favor de la Iglesia Católica es del 34,31 %.

Para una correcta interpretación del significado de estos datos es necesario recordar que el incremento del coeficiente al 0,7% fue acompañado de la eliminación de la exención del IVA, desde el 1º de enero de 2007, lo que significaba hasta esa fecha para las instituciones de la Iglesia un ahorro aproximado de 30 millones de euros, cifra que ahora debe ser compensada. Por otro lado, hay que valorar también el hecho de que, con el nuevo sistema, el Estado no garantiza ya ningún mínimo para el sostenimiento básico de la Iglesia. Ha dejado de existir el llamado “complemento presupuestario”, de modo que la Iglesia sólo recibe lo que resulta de la asignación voluntaria de los contribuyentes.

La Conferencia Episcopal Española (CEE) considera que, al igual que sucedió el año pasado, los resultados de este ejercicio, permitirán mantener el sostenimiento de las actividades básicas de la Iglesia en niveles de eficiencia y austeridad semejantes a los que han venido siendo habituales hasta ahora.

En el nuevo sistema es y seguirá siendo fundamental la decisión personal de los contribuyentes de marcar la casilla correspondiente en su declaración de la renta. Pueden hacerlo o bien sólo para la Iglesia Católica o bien conjuntamente para la Iglesia Católica y para los llamados “otros fines sociales”.

La Conferencia Episcopal agradece a todos el gesto de asignar, especialmente a quienes lo han hecho por primera vez o han vuelto a hacerlo a favor de la Iglesia Católica, y recuerda que las otras formas de colaboración al sostenimiento de la Iglesia, como son las colectas, las suscripciones, etc., continuarán siendo absolutamente indispensables.

Los resultados de las campañas de comunicación que se han venido realizando en los últimos años han sido esperanzadores. La Conferencia Episcopal tiene la intención de seguir trabajando en esta línea para informar acerca de la labor de la Iglesia y animar a que sigan siendo cada vez más quienes marquen la X en su Declaración a favor de la Iglesia. Marcar la casilla no cuesta nada y, sin embargo, rinde mucho.

La labor religiosa y espiritual de la Iglesia, ya de por sí de gran significado social, lleva además consigo otras funciones sociales. La enseñanza; la atención multiforme a los niños, los ancianos, los discapacitados; la acogida de los inmigrantes; el socorro personal e inmediato a quienes la crisis económica ha puesto en dificultades; los misioneros en los lugares más pobres de la tierra: todo ello surge de las vidas entregadas y de la generosidad suscitada en quienes han encontrado su esperanza en la misión de la Iglesia. Con poco dinero, la Iglesia sigue haciendo mucho por tantos que todavía necesitan tanto. (fuente: conferenciaepiscopal.es)

Con el fin de facilitar la previsión de las colectas a realizar durante este año, según lo aprobado por la asamblea plenaria de los obispos celebrada del 23 al 27 de abril de 2001, se ha hecho llegar a los párrocos y rectores de templos de la Archidiócesis la relación de colectas que contempla once fechas y destinos que serán aplicables en toda España. Las colectas son las siguientes:24 de enero: Jornada de la infancia misionera.

14 de febrero: Campaña contra el hambre en el mundo.

21 de marzo: Día del Seminario.

2 de abril: Colecta por los Santos Lugares.

25 de abril: Jornada de las vocaciones nativas.

16 de mayo: Jornada mundial de las comunicaciones sociales.

30 de mayo: Día pro orantibus.

6 de junio: Día de la caridad.

27 de junio: Colecta del óbolo de San Pedro.

24 de octubre: Jornada mundial por la evangelizacion de los pueblos.

14 de noviembre: Día de la Iglesia diocesana.

En cuanto a las normas para la realización de las colectas y el destino de las mismas, se seguirá lo establecido en el decreto del 12 de febrero de 1985, publicado en el BOAS, 1985, Tomo CXXVI, pág. 89. (fuente: archisevilla.org)

5El Secretariado para el Sostenimiento de la Iglesia, de la Conferencia Episcopal Española (CEE), ha puesto en marcha la Campaña de la Renta 2009 con el objetivo de animar a los católicos y a todas las personas que aprecien la labor de la Iglesia, a marcar la X en la Declaración de la Renta.

Para ello, y en continuidad con las campañas anteriores, utilizará la marca XTANTOS que explica sintéticamente con su logotipo lo que la Iglesia pretende transmitir: la labor que desempeña y la necesidad de que cada vez más personas se comprometan en su ayuda para que pueda seguir ayudando a “tantos” que lo necesitan.

Los nuevos spots publicitarios pueden verse en las principales cadenas de televisión desde hoy, día 11 de mayo, hasta el 21 de junio. La campaña incluye también inserciones en prensa generalista (18 de mayo-22 de junio), revistas especializadas (en los meses de mayo a junio), medios digitales (20 de abril-23 de junio), radio (del 10 de mayo al 23 de junio) y en esta ocasión también una campaña de vallas publicitarias (1.300 en 37 ciudades españolas, del 25 de mayo al 7 de junio).

Además, se ha lanzado una publicación con formato de periódico (XTANTOS), de 20 páginas, que cuenta con noticias, artículos de opinión, entrevistas, reportajes en torno al sostenimiento económico de la Iglesia. Se ha realizado una tirada de 900.000 ejemplares, que ya ha comenzado a distribuirse por las parroquias de España.

Todos estos contenidos están ya están disponibles en la página web (www.portantos.es). Junto a ellos, se han incluido nuevos testimonios de personas que dedican su vida a colaborar con la Iglesia o bien que reciben ayuda de ella.

Desde 2008, el sostenimiento de la Iglesia depende exclusivamente de los católicos y todas aquellas personas, que reconocen la labor de la Iglesia. Quienes libremente quieran hacerlo pueden marcar la casilla de la Iglesia Católica en su Declaración de la Renta. Un 0,7 por ciento de sus impuestos se dedicarán así, sin coste adicional para el contribuyente, a la ingente labor que la Iglesia desarrolla. Este sencillo gesto no le supone a nadie ni pagar más, ni que le devuelvan menos y, además, en esas mismas condiciones, se puede marcar también, al mismo tiempo, la casilla a favor de “Otros fines sociales”. (FUENTE: Conferencia epíscopal)

Este domingo, 19 de abril, nuestra parroquia nos ha rendido cuentas a los feligreses del movimiento económico sucedido el pasado ejercicio.

En todas las eucaristías dominicales se ha entregado un díptico a los asistentes con todos los datos económicos. El ejercicio se puede resumir con estas palabras de nuestro párroco:

«Un año más se ofrece la información de los ingresos y gastos habidos en nuestra comunidad, balance económico de nuestra tarea pastoral.

A la vista de los resultados quiero agradecer, particularmente, la respuesta a la Suscripción de cuotas durante el ejercicio 2008. Este incremento facilita, y mucho, la vida y el funcionamiento de la parroquia.

También expresaros mi satisfacción por la generosidad en las colectas para campañas solidarias de Cáritas, Manos Unidas, Domund y otras. Es motivo para sentirnos contentos aunque la aportación sea aproximadamente igual a la del año anterior.

De otro lado, deciros que los ingresos por Colectas para la parroquia y por Estipendios por Sacramentos han descendido, así como resulta insignificante lo ingresado por Despacho Parroquial.

Ante estos datos y teniendo presente las reparaciones y proyectos pendientes de ejecutar os sugiero, junto al uso responsable de todo cuanto la parroquia os ofrece, la reconsideración de vuestras aportaciones destinadas a la propia parroquia.»

LA PARROQUIA ES OBRA DE TODOS

Si queréis conocer en profundidad los datos económicos, en la parroquia están a disposición de todos los feligreses el díptico con todos los movimientos perfectamente desglosados.

Además, en el tablón de anuncios (a la entrada de la iglesia) estarán los datos y gráficos expuestos durante todo el año.

Según nos informan en la página web de la conferencia episcopal:

En la última declaración de la Renta – la de la primavera de 2008 – correspondiente al IRPF de 2007, el número de asignaciones a favor de la Iglesia Católica se ha incrementado, en términos absolutos, en 474.832. La proporción de las asignaciones a favor de la Iglesia ha subido del 33,45 %, de 2006, al 34,38 %, de 2007, lo que significa un incremento de 0,93 puntos.

El número total de asignaciones a favor de la Iglesia Católica se ha elevado a casi 7 millones (exactamente, 6.958.012). Teniendo en cuenta que un buen número de declaraciones son conjuntas, se estima que el número de contribuyentes que asignaron a favor de la Iglesia en la pasada primavera superó los 8.500.000.

El importe total que los contribuyentes han asignado a la Iglesia por este concepto es de 241,3 millones de euros; lo que significa un incremento de 67,5 millones (un 38,8 %) respecto a los 173,8 millones del ejercicio anterior.

Este aumento del monto resultante se debe a la conjunción de varios factores. Por un lado, en este ejercicio se aplicaba por primera vez el nuevo coeficiente de asignación, que es ahora el 0,7 %, en lugar del antiguo 0,52 %. Por otro lado, ha sido notable el aumento de asignaciones, que se acerca en números absolutos al medio millón y representa un 7,3 % respecto del ejercicio anterior. Además, hay que tener también en cuenta la propia evolución al alza del impuesto sobre la renta.

Elementos para la interpretación

Para una correcta interpretación del significado de estos datos es necesario recordar que el incremento del coeficiente al 0,7 ha ido acompañado de la eliminación de la exención del IVA, desde el 1º de enero de 2007, lo que significaba hasta esa fecha para las instituciones de la Iglesia un ahorro aproximado de 30 millones de euros, cifra que ahora debe ser compensada. Por otro lado, hay que valorar también el hecho de que, con el nuevo sistema, el Estado no garantiza ya ningún mínimo para el sostenimiento básico de la Iglesia.

Valoración de los datos

La Conferencia Episcopal Española (CEE) considera que los resultados de este ejercicio, en el que se aplicaba por primera vez el nuevo sistema de asignación, apuntan a que éste permitirá mantener el sostenimiento de las actividades básicas de la Iglesia en niveles de eficiencia y austeridad semejantes a los que han venido siendo habituales hasta ahora. Sopesados todos los factores en juego, no se dispondrá, por este capítulo, de muchos más recursos, pero parece que se puede esperar que tampoco sean muchos menos. Las otras formas de colaboración al sostenimiento de la Iglesia, como son las colectas, las suscripciones, etc., continuarán siendo absolutamente indispensables.

En el nuevo sistema es y seguirá siendo fundamental la decisión personal de los contribuyentes de marcar la casilla correspondiente en su declaración de la renta. Pueden hacerlo o bien sólo para la Iglesia Católica o bien conjuntamente para la Iglesia Católica y para los llamados “otros fines sociales”. La Conferencia Episcopal agradece a todos el gesto de asignar y especialmente a quienes lo han hecho por primera vez o han vuelto a hacerlo a favor de la Iglesia Católica.

La Conferencia Episcopal valora positivamente la campaña de comunicación realizada el curso pasado en orden a dar a conocer mejor la relevancia de la presencia y de las actividades de la Iglesia en nuestra sociedad. Los resultados han sido esperanzadores. Es posible hacer conocer mejor a muchos lo que la Iglesia hace por tantos. Se espera que, gracias a próximas campañas, y a la mejor información al respecto, sean todavía muchos los católicos y los contribuyentes que aprecian la labor de la Iglesia los que sepan que marcar la casilla no cuesta nada y que, sin embargo, rinde mucho.

La labor religiosa y espiritual de la Iglesia, ya de por sí de gran significado social, lleva siempre consigo otras funciones sociales. La enseñanza; la atención multiforme a los niños, los ancianos, los discapacitados; la acogida de los inmigrantes; el socorro personal e inmediato a quienes la crisis económica ha puesto en dificultades; los misioneros en los lugares más pobres de la tierra: todo ello surge de las vidas entregadas y de la generosidad suscitada en quienes han encontrado su esperanza en la misión de la Iglesia. Con poco dinero, la Iglesia sigue haciendo mucho por tantos que todavía necesitan tanto.

Según leemos en la página de la diócesis de Sevilla, LA ARCHIDIÓCESIS PREPARA LA JORNADA DE LA IGLESIA DIOCESANA CON UNA LLAMADA A LOS FIELES SOBRE SU RESPONSABILIDAD EN EL SOSTENIMIENTO DE LA IGLESIA

LA ARCHIDIÓCESIS PREPARA LA JORNADA DE LA IGLESIA DIOCESANA CON UNA LLAMADA A LOS FIELES SOBRE SU RESPONSABILIDAD EN EL SOSTENIMIENTO DE LA IGLESIA

SEVILLA (03-11-08).– El vicario general de la Archidiócesis de Sevilla, Francisco Ortiz Gómez, se ha dirigido por carta a todas las parroquias, casas de institutos de vida consagrada y movimientos apostólicos de Sevilla, para hacerles partícipes de la campaña que la Iglesia está acometiendo con vistas a su propia financiación económica. Bajo el lema genérico “Tú eres testigo de la fe de tu Iglesia”, esta campaña es continuación de la iniciada el pasado año con el eslogan “Por tantos”, e incide en la urgencia de sensibilizar a los católicos en su responsabilidad con el sostenimiento de la Iglesia.

El Día de la Iglesia, como se conoce a la jornada de la Iglesia Diocesana que se celebrará el próximo 16 de noviembre, sirve para renovar el compromiso de los católicos con las necesidades de la propia diócesis. Un compromiso que se acentúa este año, tras la puesta en práctica del nuevo sistema de financiación de la Iglesia acordado entre el Gobierno español y la Santa Sede. Por eso, se ha enviado a las parroquias material de la campaña de este año, con sobres informativos y boletines de suscripción, con los que los fieles podrán realizar una domiciliación bancaria periódica a favor de la Iglesia.

La campaña viene precedida de la publicación de la Información Económica 2007, volumen en el que se recogen todas las partidas económicas de la Archidiócesis hispalense, y cuyo balance de ingresos y gastos se cerró en 7.781.961,66 euros.

El cardenal aboga por la cuota parroquial

El cardenal arzobispo, mons. Carlos Amigo Vallejo, ha escrito una carta pastoral con este motivo en la que recuerda la necesidad de “cuidar nuestra Iglesia diocesana, nuestra comunidad cristiana”. En esta línea, afirma que “si de verdad queremos a esta Iglesia diocesana y nos sentimos un idos a ella y a cuanto realiza, tendremos que contribuir económicamente a su sostenimiento”. “Se han dado pasos importantes en cuanto a la financiación de la Iglesia, pero insuficientes”, matiza. “No basta ni con marcar la cruz en el impreso de la declaración de la renta, ni dejar algún dinero en la colecta de la misa dominical. Tenemos que organizarnos mejor. Una de las formas más viables y eficaces es la de la cuota parroquial”, subraya el prelado.

LAS APORTACIONES DE LOS FIELES, PRINCIPAL FUENTE DE INGRESOS DE LA ARCHIDIÓCESIS DE SEVILLA

El balance consolidado de la Archidiócesis de Sevilla en el ejercicio económico de 2007 se ha cerrado en 31.592.972,18 euros, según se ha anunciado esta mañana en el curso de una rueda de prensa en la que se ha presentado la publicación que recoge la información económica de la Archidiócesis hispalense correspondiente al último ejercicio.


La Iglesia ahorra al Estado 30.000 millones de euros

El acto ha sido presidido por el cardenal arzobispo, mons. Carlos Amigo Vallejo, quien ha destacado que la Iglesia católica española “ahorra al Estado 30.000 millones de euros”, si bien ha aclarado que “eso no refleja toda la contribución de la Iglesia al Estado”. Según mons. Amigo, “la labor de la Iglesia es difícilmente cuantificable”, y puso el ejemplo de la asignación tributaria recibida en 2007 por las diócesis españolas, que ascendió a 153 millones de euros, “mientras que Cáritas española tiene un presupuesto de 184 millones, de los cuales sólo diez millones proceden de la asignación tributaria”, aclaró.

Centrado en el caso de Sevilla, el cardenal recordó que la Archidiócesis entrega al Tercer Mundo un total de 2.387.448,79 euros, y a Cáritas 4.866.529,35 euros. Destacó la voluntad de la Archidiócesis por ofrecer la máxima transparencia en todo lo concerniente a sus cuentas, lo que redunda en “un estímulo para ir dando pasos en la organización económica de la Iglesia”.

Las aportaciones de los fieles, principal fuente de ingresos

Manuel Carrasco, miembro del Consejo Económico Diocesano, ofreció algunos datos puntuales del balance de 2007. Así, destacó que las aportaciones de los fieles representan la principal fuente de ingresos, con 13.031.342,04 euros. Sin embargo, los ingresos por la asignación tributaria (partida que procede del reparto del Fondo Común Diocesano) se cifran en 3.228.253,92 euros.

Posteriormente, y a preguntas de los periodistas, el cardenal subrayó que la Iglesia de Sevilla “necesita más personas que dinero para atender a todas las necesidades que afronta”.

Preguntado por las posibles consecuencias de la crisis económica en las próximas cuentas de la Archidiócesis, el prelado afirmó que “los fieles puede ser que aporten menos a la restauración de una Iglesia, y más a Cáritas Diocesana. En esos casos –añadió-, se agudiza la sensibilidad de ayudar al necesitado”.

HORARIOS MISAS INVIERNO

HORARIO MISAS VERANO

EXPOSICIÓN DEL SANTÍSIMO

SANTO ROSARIO

Desde el 25-07-2008, el blog ha recibido

  • 837,731 consultas en total

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 161 seguidores

Síguenos en Twitter

TODO SOBRE SAN FELIPE (Click en la imagen)

paises desde donde nos leen

Archivos